Te echo de menos. Creo que es una bonita y sincera forma de empezar a escribir, escribirte. Como siempre.Como nunca. Han pasado suficientes días para saber que significa echarte de menos y lo que significará, lo que eso supondrá.

Noches de luna, sola. Días de lluvia, fría. Mañanas y madrugadas vacías sin tu sonrisa.

Leo hasta lo que no escribes y sueño con revivirte en nuestra pequeña historia. Yo tan protagonista siempre contigo,y ahora sin ti sólo la actriz secundaria. Apareciste de la nada, sonriéndome a quemarropa, besándome la sonrisa, abrazándome las dudas. Te desee en el momento en el que tus labios pronunciaron mi nombre. Te quise desde el primer segundo en el que me pintaste estrellas donde nadie jamás podría volver a verlas, desde que me besaste como si el mundo estuviese a punto de llegar a su final. Como nunca lo habían hecho antes. Y ahora, ahora extraño cada segundo en tu pecho, la manera en la que tu cuerpo buscaba el mío, y el mío el tuyo. Y así pasan los días sin ti, sin nosotros.

 

Anuncios