Como una niña que tirita de frío,
esperando un abrazo a la hora punta.

Con el corazón apartado en una esquina de Madrid,
donde pasa desapercibido, donde nadie ve, pero todos sienten.

Como el café a media mañana, caliente y cargado, pero de ganas.

Anuncios