Un día una persona me preguntó que si tuviese que definir mi vida con una palabra con cuál sería, no tarde mucho en responderle: caos. Tras varios segundo de sorpresa y mantenerse incrédulo, volvió a realizarme otra pregunta ¿por qué? Sin saber muy bien por donde empezar, comencé. Tras varios minutos conseguí terminar, sintiéndome algo más libre. Su cara seguía siendo un poema, no sabía si era por el azul de sus ojos o por él , en definitiva, todo él era un poema.
A día de hoy sigo sin saber su nombre y dudo que algún día lo sepa, aunque supongo que si tuviese que llamarlo de alguna manera sería calma.

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios