Algún día cuando miréis a una persona veréis más que apariencia
y quizás así,
conozcáis a alguien que de verdad merezca la pena.

Mientras,
seguid besando bocas con dueña
recibiendo abrazos que eran para ella
y
soñando que quizá mañana te querrá a ti de la misma manera.

Pero no os preocupéis,
siempre habrá alguien dispuesto
a salvaros de vosotras mismas.
Al que habéis rechazado quinientas veces
y
sigue ahí.

Anuncios