Sólo espero que mañana la policía no llame a la puerta con alguna orden de registro, porque sino lo voy a tener muy crudo. A ver como les explico que el cadáver del fondo de mi pecho es tuyo. Como les razono mis motivos, como exijo un abogado que entienda de amor y no de leyes. Y ojalá. El juez comprenda que fue en defensa propia.

Quizá deba entregarme,

quizá mañana lo vea distinto.

A lo mejor me rebajan la condena por buena conducta. Quien sabe, igual compartimos celda algún día en el infierno.Por cierto, recuerdos de aquella niña inocente con la que tú acabaste, que no te tiemble el pecho cuando la vuelvas a ver, al igual que no te tembló para romperle el corazón.

Anuncios