Te he visto querer, crecer, aprender y perder. Y no se en que fase de tu vida me gustaste más. Te han visto ir, reír, sentir y dormir. Y tampoco se de que modo les gustaste más. Lo que si sé, es que gustaste. Por tiempos. Sin espacio ni pausa.

Y cuando alguien te mira, te sonrie y te sonrojas. Pienso: que fortuna la mía. De saberte cerca, de saberte mía.

Y sonrío contigo. Te tocas el pelo y piensas que mañana lloverá, pero aún así saldrá el sol en el mismo momento en el que tú abrás los ojos. Y nadie, nadie podrá taparlo. Porque iluminas mi ciudad.

Has visto cantar, bailar, soñar y saltar. Y sólo sé, que el momento más humano fue cuando tú cantaste, bailaste, soñaste y saltaste conmigo. A pesar de tu miedo a las alturas, de los sueños. A los precipicios, de los miedos.

Y por eso han ido pasando los años con nosotras y no por nosotras.

Anuncios