España arde y yo congelada.

Roma en construcción y tú en ruinas.

Venecia sin agua y sus ojos encharcados de lágrimas.

Paris sin torre, Brasil sin santo, Grecia sin pasado.

Nueva York sin Manhattan y apagada, todos llenos de luz en la mirada.

Pekin sin palacios, sin gente, sin prisas ni destino.

Bagdad vacía mientras mi pecho está poblado de gente valiente.

Imagina el mundo sin envidia, sin guerras ni mentiras.

Anuncios