No sé que viste en mi.

Además de la ilusión hecha trizas,

unos ojos buscando un motivo para brillar,

una boca buscando un lugar seguro para aterrizar

o unas manos nerviosas queriendo todo para terminar sintiendo, nada.

No sé que encontraste en mi,

a parte de un cuerpo lleno de miedos e inseguridades.

Un corazón destrozado, abatido, derrotado.

No lo sé, pero te agradezco que hayas llegado.

Anuncios