Me he partido la risa en seis copas, ninguna de Ron. He vuelto a casa, por partes, no es fácil juntar ruinas y corazón. Es dificil no provocar un tifón al otro lado del mundo mientras desangra la razón. Es fácil ser tú y no ser yo. Dificil encontrarte de nuevo en la estación, lejos de cualquier lugar al que poder llamar hogar.

He recordado las siete noches que vi amanecer Coruña estando en el mirador de tu pecho. Las quince veces que viste como lloraba con un libro. Las tropecientas veces que no tenía razón y me la diste, sólo para hacerme feliz.

Han llamado, he colgado y han insistido.

Ninguno tenía tu gracia, ni tu saber estar mientras te habías ido ya. Eres la persona menos cuerda y por eso te quiero cerca, porque jamás atas. Porque eres la respuesta sana a este mundo enfermo, porque eres antidoto y veneno. Supongo que ha sido una suerte encontrar a alguien que supo como hacer otoño con mis miedos y primavera con mis sueños, por eso y sólo por eso, te quiero.

Anuncios