Comencé a llamarte Roma con la intención de que todos y cada uno de los caminos me llevasen a tu boca.

Te resultó extraña ésta forma mía de querer, querer llamarte, hasta convertirnos en ruinas y ser el reflejo del alma de cualquiera que haya amado, más.

Porque por norma general, el que ama menos se mantiene en pie y no de rodillas.

                                           Son gajes del amor,

                                                                            mi vida.

Me has ofrecido espectaculos de fieras y batallas, promovidas por las dudas en el coliseo de tu pecho, y he tenido miedo.

Tu aire bohemio, tu sonrisa tranquila y tu arte, cuando hablas de la vida. Tres sencillas cosas que hicieron de mi una turista

                                                                        sin

                                                                                    sálida.

Anuncios