Y si el miedo es sólo eso,

cinco letras que retumba en toda cabeza.

Tres vocales en cualquier cuerda re-sonando,

dos consonantes perdidas en el abecedario de tus sueños.

Y si fuese sólo eso,

letras que nos atormentan.

Hoy he salido a la calle y llueve poesía.

La chica de la parada se ha soltado la melena

tiene ganas de calarse hasta el alma,

lo está pidiendo a gritos con la mirada.

Él la observa en silencio desde la ventana,

como cada mañana.

Hoy quizás se atreva

y baje a salvarla de este drama.

                                              Y sino.

        Ojalá alguien lo haga.

Anuncios