Hace unos días vi un vídeo en el que decía que el amor de tu vida es aquel al que comparas con todos los demás, ya no se cuantos han sido los valientes que han pasado por mi vida desde que te deje marchar, ya no sé a cuantos les he intentado mirar de la misma manera en la que te miraba a ti cuando llegabas con los abrazos abiertos y el pasado cerrado. Dime, ¿qué has hecho? Como has logrado ocasionar en mi un tifón de sentimientos y miedos en mi pecho, como con el tiempo tu recuerdo se hace eterno. Me suplicaste que no te dijera que:

Te quería, pero feliz con otra, que ojalá alguien te llegase a querer como un día te quise yo. Y es que se me olvido decirte que esa otra era yo misma. Que complicado es no pintarte por toda la ciudad lunas, que difícil mirarte y hacer que nunca fuimos más de lo que vemos. Vuelve, tenemos un futuro anclado a nuestro pasado.

Nadie ha sabido gritarme un te quiero como lo hacías tú cuando salía disparada hacia el pasillo en busca de una escusa para volver a tus brazos y no irme nunca más, nadie ha vuelto a pisar mi cama ni a vaciar mi bolso con una sonrisa. Vuelve me queda una luna muda y un verso de Neruda. Si quieres y sólo si quieres, me queda media vida para volver a quererte como la primera vez… pero más madura, más sencilla mi amor.

Vuelve y quédate. Desanclame los besos, átame, ámame, mírame, mírame, por favor, bésame, no dejes de hacerlo,                                          nunca más.

Anuncios