No me habléis de dolor si no habéis tenido 

a un ser querido enfermo,
si las horas no se os han hecho eternas entre cuatro paredes
que parecían ser siempre la misma.
No me digáis que todo pasa por algo
porque no lo creo,
de ser así pocos estarían riendo en este momento.
No me entendéis si vuestro perfume 
no ha sido vencido por ese horrible olor,
si los médicos no han visto en vuestro ojos
como desaparecían los horarios de visita
y os han cuidado como a uno más.
Si no habéis tenido la sensación de esperar
más que de costumbre– buenas noticias
que nunca llegan.
Por desgracia muchos me entendéis,
por suerte unos pocos no sabéis de que hablo
y ojalá siga siendo así por mucho tiempo.
Las salas de espera cambian de nombre
cuando paseo cerca para ser eternas
y yo me siento menos.
Hasta que veo esa sonrisa
que me hace entender de donde saque tanta fuerza
y soy lo que soy hoy. 
                                 @Hazmepoesia
Anuncios