Te he echado de menos, pero así bajito

como si nadie fuese a enterarse de lo que te estoy diciendo,

ni siquiera yo.

Porque es horrible pensar que después de todo, nada.

Y que volveremos a vernos como auténticos desconocidos

que  tienen miedo a cruzar más que miradas

después de haberse aprendido de memoria,

y duele.

Duele como quinientas avispas revoloteando alrededor

del corazón de un alérgico, del mío.

Que si pudiese echaría a correr,

pero tú me enseñaste

que de nada sirve huir cuando se quiere,

y te quiero.

‘Aunque estemos destinados a no ser’.

Porque somos como esa canción de Damien Rice

que intentas evitar para no recordar a que sabe la soledad,

a que sabe la nostalgia del que no quiere volver a amar.

Y yo te deseo fuerte y suerte.

@HAZMEPOESIA

Anuncios