Por un momento he pensado que qué sería de nosotros si no nos hubiésemos dado por perdidos, a qué orilla de mi vida seguirías anclado o cuántos versos te habría dado desde que te cruzaste en aquel punto nostálgico de mi risa. Cuántas bocas no hubiese conocido ahorrándome el incendio, cuántas puertas hubiese vuelto a abrir por verte amanecer o cuántas veces me hubiese creído de nuevo astronauta posando mis dedos sobre tus lunares.

Cuántos días hubiesen bastado para pedirte que volvieras, que volviéramos. Cuántos necesite para creer que esto era lo mejor, pero lo que no sabes es que cada noche cerraba todas las puertas para no salir a buscarte por toda la ciudad, para darte tu espacio y entender que si volvías sería porque tú querías, no porque yo lo necesitaba.

Cuántas veces me arrepentiré de tenerte fuera de mi vida, que duele incluso más que no tenerte, que quema por dentro y no perdona este no saber que hacer.

 

 

 

@Hazmepoesia

Anuncios