Si algún día dejo de quererte, llévame flores. No hay persona más cruel que la que se ha dado por perdida, dando por perdido todo. Siempre tropiezo en mis recuerdos que le voy a hacer tengo dos pies derechos que nunca supieron muy bien que hacer. Que soy más de callar un te quiero que de gritarlo, porque normalmente cuando te elevan la voz te acaban haciendo daño. Lo aprendí de pequeña cuando. Tengo una caja de sueños que estar por llenar y suelo lamerme las heridas cuando llueve, cuando nadie me recuerda que se quedó porque quería sino porque tenía cara de necesitarlo. El día que creas que te necesito vete, no permitas que sea tan débil como para suplicar algo tan humano. El día que no me veas seguramente habrá llegado el momento en el que empieces a ver la vida a través de mí y no conmigo. Quizás eso acabe haciéndote feliz. A lo mejor, yo también ‘sin·tigo’. He pensado que muy loba tiene que ser la vida para que hayas sabido cuidarme y yo todavía no tenga ni idea de quererme. Pero es hora de salir a bailar, me han declarado tercera guerra mundial. Y oye,  qué bonito. (También desastre).

@Hazmepoesia

Anuncios