Trece de trébol, de suerte, de amor.

De quédate un ratito y luego ya veremos.

De súbete a mi cama y bájame los miedos,

los humos y hazme creer en el ‘te quiero’.

Susúrrame a mordiscos, bésame las cicatrices

y recuerdame porque hice de tu espalda

un mapa de camino a casa,

con sus vértices y sin directrices.

Cuídame pero no me calles,

no me pares.

No me digas ni sí ni no.

Dime que sin alas soy libre y que.

Que si me quedo sea porque trébol,

y suerte porque me quieres.

 

@hazmepoesia

Anuncios