He vuelto, no tengas en cuenta el tiempo. A veces uno mismo necesita volar lejos para sanar sus heridas aún siendo preso de los recuerdos.

Te quiero, te dije en aquel Febrero y tú lleno de ‘peros’ y yo, yo llena de ganas de pedirte que te quedarás. Pero un -es tarde- golpeó sin previo aviso mi corazón, y ahí entendí que tú no me querías, que jamás lo hiciste. Porque para el amor no hay tiempo ni medida.

No puedo decirte lo mucho que lo siento porque ese día lo sentí por todos los días de mi vida. Ahora que consigo mirar atrás sin hacerme pedazos, sin preguntarme continuamente ‘por qué’, porque nosotros. En que momento llegamos a ser dos desconocidos que se conocen demasiado bien como para volver a mirarse a los ojos, en que momento creí que tú, que yo, que nosotros dos…

Creí que eramos uno, pero da la casualidad que las casualidades no existen, entonces simplemente creí. No a ti, sino en ti. Te deje mis mayores miedos en tus manos, tantos ‘cuídate’ de personas que jamás me cuidaron. Y tú, estúpido, tú con las instrucciones en las manos tampoco supiste hacerlo. Oh dios, lo tenías tan difícil, era tan complicado partirme por donde ya lo habían hecho antes. Pero lo hiciste.

Ya no me duele, sólo siento pena. Pena de ver como tanto cariño se convierte en nada, en un extraño sentimiento cuando te veo, en un no querer volver a conocerte ni cruzarte.

No puedo decir que te he superado pero al menos si que me he superado, una vez más.

A contra-pronostico, me quiero.

 

@Hazmepoesia

Anuncios